¿Desaparece la música navideña?
Publicado por: El Editor
23 de diciembre de 2001
imagen *** La gaita desplazó en popularidad a las parrandas, aguinaldos y villancicos, pero cuál es la situación actual de la música propia de la navidad venezolana.

Todo el mundo recuerda canciones como "Din, din, din", "Fuego al cañón", "Si la virgen fuera andina", "La Matica", "El cucuy que alumbra", "Sereno". Sin embargo es bueno conocer más a fondo cuáles son nuestras manifestaciones musicales navideñas y ver cuál es la situación actual de estos géneros. ¿Están condenados a desaparecer o es posible que las próximas generaciones también escuchen los cantos de nuestra navidad?

imagen El descubrimiento y la conquista de América por parte de los españoles trajo consigo, además de la doctrina cristiana, sus ritos y complementos. De esta manera llegan desde el viejo continente los villancicos para alabar al Niño Dios y celebrar la navidad.

Estos cantos, aunque no se les llame por su nombre, se arraigaron en muchas regiones de Venezuela, especialmente en la región andina. En nuestro país se les conoce con los nombres de romance, décima y alabanza de nochebuena; estribillo y pasacalles de pascua, y cantos y adoraciones al Niño. A estas manifestaciones se les sigue considerando villancicos por sus características generales, tanto de la letra como de la sencillez de la melodía y el acompañamiento.

Pero esta música se fue uniendo a distintos factores culturales del venezolano hasta convertirse en "aguinaldo". La inclusión de algunos instrumentos típicos de esta región, así como las variaciones rítmicas propias de la cultura del venezolano lograron un género musical que rápidamente se regó por todo lo ancho de la geografía, convirtiéndose en la máxima expresión de la navidad de años atrás.

Una de las características importantes de ese género fue que amplió la temática de las canciones a lo humano. Muchas veces en relación con la navidad, pero ya no de manera exclusiva en relación al nacimiento del Niño.

Este mismo canto, pero con mayor presencia de la cultura afrovenezolana, a través de la polirritmia de los tambores, generó en nuestra costa central lo que se dió en llamar "aguinaldo de parranda" o "parranda".

Aparte de las características rítmicas hay otra diferencia importante entre los aguinaldos y las parrandas y es la composición poética. La primera usa versos hexasílabos, es decir de seis sílabas métricas, como en el famoso aguinaldo Din, din, din:

"San José, la Virgen
la mula y el buey
fueron los que vieron
a Jesús nacer".

Mientras en la parranda son más comunes los versos octosílabos como en Luna Decembrina:

"Mi lunita navideña
brilla con tu redondez
porque en diciembre te ves
como reina caraqueña".

Generalmente los grupos de aguinaldos y parrandas lo conformaban los vecinos de un mismo barrio o sector, ya que la costumbre en la festividades decembrinas era reunirse para cantar de casa en casa y apoyar las actividades navideñas de la Iglesia. Al llegar a cada casa los distintos integrantes del grupo alternaban versos que podían ser preparados o improvisados en relación a temas alusivos o no a la navidad.

Uno de los elementos que ha contribuido a la disminución de estos grupos es precisamente esa característica, ya que debido al crecimiento de las ciudades estas actividades sociales van desapareciendo como resultado de la desvinculación de las personas con otras, la complejidad que representan los traslado en estas urbes, la inseguridad y otros factores propios de las grandes metrópolis.

Otro elemento que ha ido en contra de las parrandas y aguinaldos ha sido la preferencia que se ha gestado en gran parte de la población por la gaita zuliana, desplazando en muchas regiones a los grupos aguinalderos. Sin embargo esta manifestación musical de la navidad del Zulia tampoco está en su mejor momento.

Sobre el tema de la gaita ya hablamos bastante en el número anterior, en el artículo Gaita: pasiones y odios. Pero es bueno destacar que esa es otra expresión navideña y de raíz tradicional que está sufriendo una baja en audiencia.

imagen A raíz del nacimiento del grupo Un Solo Pueblo, en 1976, y del éxito que tuvieron con parrandas y aguinaldos se creó un movimiento masivo a nivel nacional de grupos que interpretaban estos géneros, además de fulías, golpes de tambor y el tipo de repertorio que interpretaba Un Solo Pueblo.

Pero la explotación comercial de esta música no tuvo el mismo resultado en otras agrupaciones y la mayoría fueron desapareciendo. Otros continúan en su labor pero con una falta casi total de apoyo por parte de los medios de comunicación, como es el caso del Grupo Vera y el Quinto Criollo.

Es curioso resaltar que muchos grupos de gaitas han incluido en su repertorio temas con aire de parrandas o aguinaldos, quizá en una búsqueda por variar el sonido, ya que a pesar de tener ciertas similitudes métricas la gaita y la parranda el espíritu de estas dos formas es muy distinto. Como ejemplo podemos citar "Son mis deseos", de Cardenales del Éxito, "Aguinaldo 80", de Rincón Morales y la mayoría de los éxitos de Melody Gaita: Caballito Frena'o, La Gata Blanca, El Perro, etc.

A comienzos del siglo XX hubo una especie de separación entre los aguinaldos populares y otros académicos. Esta separación se mantuvo durante muchos años. Sin embargo después de la década de los 80 los jóvenes integrantes de orfeones y corales, quienes también vivieron ese renacer de la parranda popular empezaron a fundir las dos tendencias en una sola. Es así como a nivel de estas agrupaciones vocales se ha dado un desarrollo del género logrando unos temas que contienen todo el peso de la tradición con los nuevos conceptos de musicalización y armonización.

También es digno de destacar la existencia de grupos como la Verde Clarita del estado Carabobo, que tiene más de 50 años dedicados a la difusión de la parranda central. Así mismo hay que destacar la labor de muchos compositores que han creado un sinnúmero de temas en estos estilos musicales como lo son Otilio Galíndez, Rafael Salazar, Hugo Blanco, entre muchos otros.

Hasta hace muy poco tiempo era un hecho común escuchar en las tiendas de discos, la radio y la televisión temas como Viva Venezuela, Sereno, Alúmbrame el zaguán, etc. Sin embargo para esta navidad se ha podido notar una escasa presencia de aguinaldos y parrandas.

Aquí cabe una vez más la pregunta ¿Qué está pasando con nuestra música?

Las parrandas y aguinaldos se consiguen en Venezuela desde la isla de Margarita hasta el estado Zulia y los Andes, desde la costa central hasta los llanos y Guayana. Y en cada región tiene sonidos, instrumentos y una fuerza distinta. Por lo tanto es difícil creer que la razón sea la falta de variedad.

Debemos entonces concluir que existe falta de una adecuada difusión de esta música y debemos pensar que, tal como lo hemos citado en ocasiones anteriores, se hace imperativo imponer un nuevo código de calidad en nuestras producciones discográficas, ya que una y otra vez el público que asiste a eventos donde se interpreta esta música, ha demostrado que sí existe un apego y el gusto por esa música que llevamos en nuestra información genética.

 

Visto 2251 veces desde: 28 de julio de 2009.
Recomendado 0 veces.

Musica de Venezuela

Lo más reciente en
Es Nuestra Música


RSS RSS        Bookmark and Share


A modo de editorial

Hace mucho tiempo ya que EsNuestraMusica.com quedó fuera del aire, debido a múltiples razones que no viene al caso comentar en este momento. Sin embargo ha sido siempre de nuestro interés volver a publicarla, ya que la acogida siempre fue tremendamente positiva y los reclamos por estar offline, abundantes.

Considerando que la mayoría de los artículos publicados en este espacio, mantienen su vigencia en el tiempo, hemos decidido salir al aire nuevamente, aunque no se hayan podido resolver muchos aspectos que hubiéramos querido solventar previamente; a pesar de no tener en este momento artículos nuevos; a pesar de muchos pesares. Pero es que, en realidad, es una necesidad para nosotros volver a estar en línea...

Estamos convencidos que EsNuestraMusica.com es un aporte real al conocimiento de nuestra realidad musical en Venezuela y que su enfoque positivo puede contribuir a elevar nuestra conciencia social y musical, a la vez que contribuya a entender la necesidad de superación y profesionalización en el campo de la música.

Lo más nuevo en este momento es la sección La nota de Caracas, donde reproducimos los artículos que escribe Ylich Orsini, director y fundador del grupo Los Cañoneros, en el periódico quincenal metropolitano El Espacio.




Musicavenezuela.com



Una agrupación de gran importancia en el ámbito de la música urbana, son Los Cañoneros, expresión auténtica de la caraqueñidad. Para leer más sobre este grupo haz clic aquí.




Musicavenezuela.com